off comments

Un vestido que se ajusta a tu cuerpo como si hubieses nacido para usarlo, una decoración que no le envidia nada a las películas de Disney y una planificación que incluye hasta los pasos que debes dar… En conclusión: la boda de tus sueños. 


Pero de repente te fijas en el presupuesto y hace mucho pasó esa línea que te habías pautado. Entonces ¿Qué hacer? ¿La boda se arruinó? La repuesta a la primera pregunta, la tendrás a continuación y a la segunda es “no”.



Existen algunos pasos, decoraciones y complementos de los cuales puedes prescindir y tu boda seguirá siendo una fantasía hecha realidad.


Por ejemplo:


El Candy Bar o las mesas de dulces en realidad cuentan como parte de la decoración que al final les darán a tus invitados ese extra de azúcar. En definitiva, su ausencia no será algo muy notable, a menos que alguno de tus amigos sea amante de las golosinas. En todo caso, siempre hay pastel y otros aperitivos deliciosos.


El Candy Bar o Mesa de dulces es ese extra de golosinas que pones para agasajar a tus invitados y llenarlos de dulzura, como hicieron Yeidy y Pedro durante su boda Fuente AEI DESIGN Portada
El Candy Bar o Mesa de dulces es ese extra de golosinas que pones para agasajar a tus invitados y llenarlos de dulzura, como hicieron Yeidy y Pedro durante su boda Fuente AEI DESIGN Portada

Kits de testigos y damas de honor. Ciertamente los pequeños detalles son los que cuentan y pueden marcar la diferencia. Pero si tu enfoque principal es que todos disfruten cada momento de tu boda, este kit no hará la diferencia. Puedes hacer un regalo para tus testigos y damas de honor sin invertir dinero en ello. Invítalos a cenar tras la boda, o a una fiesta. La función de este obsequio es agradecer por estar ahí desde un principio.


Lágrimas de felicidad. Pese a que esos pañuelos de papel suelen ser económicos, y las puedes hacer a manos, igual implican un gasto en tu presupuesto, que te puedes ahorrar. Por lo general, quien sabe que puede llorar, ya asiste a la boda con su pañuelo, y los caballeros los llevan por un solo motivo: regalárselo a las damas cuando lloran. 


Lágrimas de felicidad para los que se emocionan en las bodas. Fuente Externa.
Lágrimas de felicidad para los que se emocionan en las bodas. Fuente Externa.

Los libros de firmas parecen ser algo imprescindible, pero adivina que: ¡no lo es! Además de eso, igual tendrás las fotos para recordar a todos los que hayan asistido, y serán un recuerdo imborrable, más allá de una firma, de tus invitados de boda. 


Un libro de firmas para la boda, es uno de los elementos decorativos sirve para conservar los recuerdos de tu matrimonio. Fuente Externa.

¡Extra!


Algunos hoteles y establecimientos ofrecen la decoración de boda, algo que se traduciría en un ahorro significativo. Así también incluyen tartas, Dj, música y flores dentro del presupuesto por alquilar el lugar.


Otro ahorro que te puedes hacer es que el coche sea el de algún familiar o amigo. Hay miles de opciones para mantener el presupuesto a raya. 

Te puede interesar:

Te casas… ¿Por dónde empiezas a organizar tu boda?

0
off comments

Por Sócrates Mckinney


Obviamente no puedes empezar a organizar nada hasta que no te pidan la mano. Una vez aceptado el compromiso (y aún no conozco a nadie que haya dicho que no a este momento mágico), siempre surge la duda: ¿cuál será o debe ser el siguiente paso?



Antes de entrar en este proceso, me encantaría compartirte la experiencia de muchos planificadores de boda al respecto. Lo primero es que aparecen familiares y amistades dispuestas a encargarse de todo lo relativo a la organización de tu boda. Ellos te compartirán “su experiencia”, pero también sus frustraciones. Si bien ellos tienen todo el derecho, y sobre todo, las mejores intenciones, aceptarlos sería el mayor error que podrían cometer.


La razón es muy simple: en tu boda ellos serían suplidores, pero sobre todo, también invitados. En su rol de invitados nunca se acuerdan que fueron los contactos con el resto de las suplidores, o sea, en buen castellano, después del primer baile solo se acuerdan de gozar.  A esta negativa solo escapan familiares y amigos que tengan empresas del ramo y que puedan delegar en sus empleados tu boda de ensueño.


Dicho esto, existen  pasos fundamentales que te ayudarán para que el proceso de organización de tu boda se haga de una manera fluida y económicamente eficiente.


El primer paso ya lo hiciste: ¡dijiste sí!

Una boda es cosa de dos


El siguiente paso es tomarte una tarde-noche con tu pareja y ustedes solos soñar con la boda que desean celebrar. Hagan el siguiente ejercicio por separado y luego juntos.


Cierren los ojos e imagínense cómo es el día de la boda: desde comenzar a vestirse hasta el momento de salir los últimos de la recepción. Deben visualizarlo todo: colores, estilo, decoración, la comida, el vestuario, las canciones, la hora loca, etc. Mientras más detallado sea el ejercicio mucho mejor será el resultado.


Una vez hecho por separado es momento de compartirlo con tu pareja y llegar al “happy medium”; un espacio donde ambos estén de acuerdo y seguros que esa es la boda que ambos desean (luego le explico por qué).


Finanzas


El siguiente paso, que la mayoría de parejas saltan y tal vez es el más importante de todos, es el financiero. Entre ambos deben decidir el presupuesto que van a destinar para celebrar su boda.


boda

Esta parte puede tomar varios días sobre todo si los padres de ambos están envueltos económicamente en ello. Con o sin los padres, el presupuesto general (incluido un 10% de imprevistos) es el mejor punto de partida y que desmitifica el axioma de que usar empresas reconocidas y profesionales aumenta el presupuesto de la boda.


Los invitados


Ya sabiendo cómo será la boda que AMBOS quieren y de CUANTO dinero disponen, viene el siguiente paso: cuantas personas DESEARÍAN invitar.



Fíjense bien el tiempo del verbo que he utilizado: desearían (condicional simple). Ambos deben entender que la cantidad de invitados está relacionada con el costo total y con la capacidad de amenidades/calidad que puedan ofrecer en el evento. No es lo mismo una boda de 300 personas con aperitivo, cena, orquestas, hora loca, bar premium toda la noche, que la misma boda que solo contempla un brindis de cava en la plazoleta a la salida de la iglesia. Por eso les dije que visualizaran cómo es la boda total, porque gracias a esto podrán hacer el listado de prioridades de ese día tan especial. ¡Además este es el momento de aterrizar los sueños de Pinterest! ( de eso hablaré en otro artículo).


El equipo para tu boda


Ya estamos listos para el siguiente paso de inicio en la planificación: armar el dream team; el grupo de profesionales que les acompañarán en esta celebración tan deseada en la vida de todas las parejas.


En este momento entra a escena la figura más importante de este proceso: el planificador de la boda o wedding planner (WP). Este profesional (deben verificar sus trabajos anteriores e identificarse con su estilo) es el encargado de distribuir el presupuesto que ustedes dos, junto a sus padres en muchos casos, han determinado previamente en partidas acordes a las prioridades de Su boda, así en mayúscula. No es la boda de sus padres, de sus amigos, de sus familiares, es SU boda y ustedes deben celebrarla tal y como la han soñado.



El  WP será el encargado, con la aceptación de ustedes, de componer el grupo de empresas que estarán trabajando en la boda, así como canalizar sus inquietudes, sugerencias y deseos entre ustedes y ellos. También es el encargado de resolver las incidencias, que siempre pasan y que solo un profesional puede enfrentar con éxito, el día de la celebración.


Esto les garantiza a ustedes como novios, poder disfrutar sin estrés con sus damas y patners, el  famoso getting ready, la ceremonia y la recepción. Las novias que quieren hacerlo todo y controlarlo todo, no disfrutan estas horas con sus damas porque son ellas mismas sus wedding planners y hacia ellas llegan al mismo tiempo y sin pausa, todas las preguntas que están sucediéndose en los salones de ceremonia y recepción.



Espero que ya estén más edificados de por dónde empezar. Estoy seguro que si siguen estas recomendaciones, podrán celebrar la boda de sus sueños tal y como la imaginaron, con un proceso ligero y económicamente eficiente. 

Te podría interesar:

Trucos para escribir tus votos

0
off comments

La ceremonia es lo más importante en tu boda, sin ella simplemente estarías organizando un gran fiesta y por eso debes de darle el significado que se merece. Aparte de los elementos estéticos que debes tener en cuenta para que ésta sea definitivamente todo memorable y especial para ti, también necesitas el oficiante perfecto, te diremos cuales son los puntos a tomar en cuenta a la hora de elegirlo. 


5 aspectos importantes para elegir el oficiante perfecto:


Adaptarse al evento:


Un maestro de ceremonias puede oficiar una gran cantidad de eventos diferentes: bodas, graduaciones, inauguraciones, entre otras cosas. Antes de contratarlo te sugerimos que ensayes la ceremonia de tu boda para que te puedas dar cuenta si es perfecto para ti. 


Muestre seguridad: 


No quieres a alguien que la hora de la ceremonia este todo nervioso y tembloroso, necesitas a un oficiante que mantenga la calma en cualquier tipo de circunstancias, es imposible prever todo lo que va a pasar en un evento como tu boda.


Familiarizarse con el programa de boda:


Debe de respetar el orden y los tiempos establecidos para cada fase de la celebración, siguiendo un guión o el programa de boda. 


Oficiante perfecto para la boda

Confianza: 


Establecer un vínculo de confianza es muy necesario para poder contarle sus ideas y su historia, además de que sepa transmitirla en la ceremonia. 


Que no sea el protagonista:


Hacer que el papel de protagonistas de la ceremonia recaiga en la pareja y no en el maestro de ceremonia.


Te puede interesar:

5 lecturas no religiosas si te casas por civil

0